UA-34319126-1 El jardín de mi secreto.: 22-sep-2012

22 de septiembre de 2012

Una manta para Danny Boy.

Tengo una pareja de amigos que pronto van a ser papás por tercera vez, y además será su tercer hijo varón. ¿Qué les regalas que no tengan? Pues se me ocurrió, como no, hacerles algo personalizado para su bebé. Una manta. Como la de mis hijos. Una manta que fuese grande, para que sirviera en un futuro a ese muchachito que está a punto de llegar.
 
Para la mamá este regalo será una sorpresa, pero el papá ha sido durante todo el proceso, mi cómplice. Él me orientó sobre el color: azul.
Yo elegí una gama de azules y un blanco roto. La lana es muy suavecita, apropiada para una manta de niño.

 
 
Como tenía muy presente todavía el patrón del Vintage Ripple, pensé que sería una buena idea emplearlo en esta ocasión, así que cogí el gancho y empecé a hacer filas de color azul y blanco.
La manta fue creciendo, creciendo... fácilmente.
Tengo que decir que un par de madrugadas de insomnio me han ayudado a terminarla más rápido, uf!! no hay mal que por bien no venga!
 


 


Ya hemos llegado al final. Un tamaño adecuado para un sofá y para cuadrante de cama sencilla.

Ahora vamos a personalizarla.




 
Mis amigos son medio españoles, medio estadounidenses/Canadienses, y en su casa son bilingües. De hecho, regentan una afamada escuela de idiomas en pleno centro de Barcelona. Son Danny y Christie y a su bebé le llamarán Danny Boy (para diferenciarlo de su padre). Danny me pidió si podía poner el nombre del niño en la manta, y empecé a pensar en cómo hacerlo. No era sencillo, porque el diseño del Vintage Ripple era bastante calado, pero por intentarlo no sería!!
Unos días atrás había visto por ahí un alfabeto crocheteado que no fue complicado encontrar de nuevo. Si os gusta, en otra entrada os paso los esquemas de las letras.
 


 
 
Una a una y fácilmente, tuve todas las letras preparadas. Ahora la prueba de fuego: había que coserlas y conseguir que quedaran bien fijadas.
 



Pensé en coserlas pespunteadas con blanco para que resaltaran lo justo. No quería que el nombre fuera demasiado evidente para que, con el tiempo, no resultara cansado ver siempre las letras puestas. Por ese mismo motivo elegí el azul dominante en la manta, y lo superpuse en una de las filas donde estaba ese color.
 







El resultado ha sido un éxito, porque el pespunte ha agarrado muy bien las letras al Vintage Ripple y además el mismo calado disimula por detrás las puntadas del reverso.
Ahora tenía que rematar la manta, pero con un borde sencillo. El calado no permitía mucha filigrana para mi gusto. Y hablamos de un bebé, un niño y un muchacho en el futuro. Quería algo serio y no me lo pensé: tres vueltas de punto enano, y listo!

 

Tachaaaaaaaaaaaannnnnnnnn!!!!!!!!!!!!!! Se acabó.
Hora de empaquetar mi regalo!


Y confiar en que sea del agrado de todos.
¡¡Bienvenido, Danny Boy!!
Ya falta poquito para verte la carita.
 
 
 
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
 
 

Historias parecidas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...