UA-34319126-1 El jardín de mi secreto.: 31-oct-2012

31 de octubre de 2012

Collar con glamour.

 
 
Tengo unas amigas..... bueno, tengo (gracias a Dios) muchas amigas y amigos, pero esta vez me refiero a unas en particular, que son el "no va más".
 
Hacía un tiempo que no nos veíamos en persona. Por redes sociales andamos siempre en contacto, pero las vacaciones y el inicio de curso había distanciado ya nuestra última "quedada", y eso... había que remediarlo. Habíamos quedado en una reunión de chicas.. una cena y unas copitas.
 
La última vez que nos vimos, Lola me regaló un Quitapesares que guardo celosamente. Y Fuensanta me regaló una taza monísima de "I hate Mondays" para que me prepare el te en el trabajo. Encarna es un cielo y siempre está ahí, al otro lado del teléfono.
Yo sentía que tenía que darles algo mío. Y, ¡Cómo no!... es tan fácil entretenerse con el ganchillo.... Pero qué??? un gorro??? jejejeje como están teniendo tanto éxito.... ufffff, no. Pensando en estas tres bellezas, un gorro no me apetecía.
Son tres chicas guapas, listas, trabajadoras, divertidas, con tanto estilo.... tanto... estilo... mmmm .... glamour..... y además, las tres... ¿qué tontería podría hacerles para ellas, que simbolizara mi aprecio y que pudieran lucir como ellas saben??... qué tal un collar de ganchillo??
 
Pues vamos a inspirarnos en el pozo que todo lo tiene... y encontré este collar fantástico que me pareció perfecto:
 
Peeero... había que tunearlo un poco. No se.. tan colorido al cuello de unas chicas tan guapas.. no me acababa de gustar. Como que le faltaba un poco de seriedad y estilo.
Le fuí dando vueltas durante una semana pensando qué podía hacer, porque por más modelos que veía, ninguno me llenaba tanto como este.
No encontré el patrón, pero pensé que no sería demasiado difícil de copiar: una cadeneta larguísima y hojas... La flor la haría separada con un ojal por detrás para poder ponerla o quitarla y usarla de broche (2 regalos en 1).
 
Al final pensé que en vez de verde para el tallo, utilizaría un blanco roto que pega con todo. Y haría flores de diferentes colores para que cada una escogiera la que más le gustara.
 
Pero había otro problema.
Y es que no me veía yo a mis amigas con un rosetón de color (escandaloso) en el cuello. No.
jejejeje luego ellas me confesaron que no les hubiera importado, que les gustaba la idea de la flor roja abrochada al cuello... pero opté por otra opción.
Con una bola de lana en tonos grises jaspeados, monté 6 cadenetas en un anillo mágico. Lo cerré y uní los dos extremos. En la siguiente vuelta crecí dos puntos bajos en cada punto que me encontré (12). Dí otra vuelta creciendo 1 y tejiendo 2 (18).
 Luego me imaginé una margarita. Una margarita exagerada de grande. Pero me apetecía utilizar un sobrante de lana del gorro color caldera, y esa lana es muy gruesa para crochetear los pétalos. Así que me acordé de unos regalos que una vez vi, atados con hilo de rafia al que habían hecho como un pompón deshilachado... me gustó la idea. A ver cómo lo transformaba........
Pinché el ganchillo en el disco que había tejido y saqué un lazo como si fuera a hacer un punto enano... pero no lo hice, estiré y estiré la hebra hasta que el lazo tuvo unos 4cm. Lo dejé así y pinché en el siguiente punto del disco, saqué otra hebra... hasta terminar con los 18 puntos. Tenía 18 pétalos... pero me parecían un poco desangelados. Entonces se me ocurrió dar otra vuelta y hacer otros 18 pétalos para dar un aspecto más lleno como desmadejado, tal y como me había imaginado. Pero al intentar estirar esta vez, se me vino el último punto así que paré para volver a darle la amplitud del principio, y observé que ese lazo de la segunda vuelta se había quedado pequeño (le había dado su largura al lazo anterior)... pero no quedaba mal. Parecía esos girasoles o crisantemos que tienen dos tipos de pétalos, unos largos y otros pequeños rodeando el polen.
Me gustaba!
Así que opté por dejar esos pétalos cortitos delante de los otros más largos.
No estaba mal. Y en el conjunto... quedaba más que bien!
Lo acabé en un momento, y lo fijé con la plancha para que la cadeneta y las hojas no se retorcieran.
 
¿¿El resultado??... Voilà
 
 
A que están guapas???
Fuensanta al final no pudo venir esa noche, pero le llegó su colgante... y me debe una foto!!
 
 
 


Historias parecidas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...